Sirvienta y sirvienta segunda preparadas para servir la cena - Bill Brandt

Bill Brandt Sirvienta y sirvienta segunda preparadas para servir la cena, 1936 Private collection, Courtesy Bill Brandt Archive and Edwynn Houk Gallery. © Bill Brandt / Bill Brandt Archive Ltd.

Bill Brandt

Del 9 de octubre al 24 de enero

Una nueva forma de ver

Aprendiz en el estudio de Man Ray e influido por su contemporáneo Brassaï, Brandt es considerado actualmente uno de los fundadores de la fotografía moderna junto a Walker Evans o Cartier-Bresson. Sus imágenes, que exploran la sociedad, el paisaje y la literatura inglesa, resultan indispensables para entender la historia de la fotografía e incluso la vida británica de mediados del siglo XX.

Lo siniestro

Su obra también expresa una permanente atracción por lo extraño, por aquello que causa tanta atracción como extrañeza y provoca desasosiego.

Su estética se acerca así al concepto de “lo siniestro”, entendido como algo opuesto a la idea de lo familiar, de lo habitual. Este elemento actuará como línea argumental de una producción profesional y artística que, en un principio, parece errática y dispersa.

La exposición recorre, a través de 186 fotografías positivadas por el propio Bill Brandt, los principales ámbitos de su producción visual, que abarca todos los géneros de la disciplina fotográfica: reportaje social, retrato, desnudo y paisaje. Así mismo, pone de manifiesto la relación de la obra del fotógrafo británico con las teorías del surrealismo, movimiento con el que entra en contacto durante su estancia en París en la década de 1930.

La muestra, comisariada por Ramón Esparza, doctor en Ciencias de la Comunicación y profesor de Comunicación Audiovisual en la Universidad del País Vasco, ha sido producida por Fundación MAPFRE.

Horario

Lunes (excepto festivos): Cerrado
Martes a domingo (y festivos): de 11.00 a 19.00h.

Medidas con la COVID - 19
Considero esencial que el fotógrafo haga sus propias copias y ampliaciones. El efecto final de la imagen depende en gran medida de esas operaciones, y solo el fotógrafo sabe lo que pretende

Bill Brandt